Main

Abril 20, 2008

DE LA ESCUELA PRESENCIAL A LA ESCUELA VIRTUAL

En el contexto educativo colombiano se maneja el concepto de educación tradicional para significar un estado actual de los procesos educativos en su práctica presencial. La práctica educativa en este contexto revela que la educación es entendida como la transmisión de saberes de un sujeto llamado maestro, el cual representa unos saberes recomendados por los planes de educación del estado, a unos objetos llamados estudiantes. El estudiante tiene un papel de simple receptor de información que el maestro lleva a clases. Estos son los roles reales actuales del profesor y los estudiantes en más o menos la mayoría de las instituciones públicas de Colombia aun cuando los documentos y la legislación educativa del estado muestren un pensamiento más avanzado. Son roles que han pasado de generación en generación, en un practicismo que ya ha olvidado sus posibles bases teóricas.

En el presente ensayo tenemos como propósito reflexionar sobre los aspectos centrales de las modalidades de educación presencial, a distancia y virtual. Antes de entrar a la comparación de estas tres modalidades, es necesario realizar una reflexión en torno a la educación en nuestro contexto educativo colombiano y preguntarnos por qué y para qué educar. Las respuestas a estas preguntas orientarán mejor la reflexión crítica respecto de las características de los métodos de educación anteriormente nombrados.

Actualmente, la discusión sobre la relación filosofía y educación nos da nuevas luces sobre el qué de la educación y su propósito. La teoría de la acción comunicativa provee un visión más completa y actual de lo que debe ser la educación: “La educación desde la perspectiva de la acción comunicativa debe entenderse como un proceso de interacción y comunicación entre sujetos que poseedores de un acervo cultural buscan ser reconocidos como tales” (Roa Varelo: 1993, 27). Esta visión indica un cambio de roles en el proceso educativo ya que sugiere un rol activo del estudiante como sujeto que a través de la interacción comunicativa se interestructura con el maestro. Sugiere también el planteamiento anterior que el maestro debe abandonar o moderar el predominio de la acción teleológica de las relaciones actor-mundo, ya que ésta por ser una acción instrumental o estratégica por finalidad hace que el docente vea a los estudiantes como objetos de manipulación sin intervención directa en la configuración del proceso. En síntesis, la educación debe entenderse como un proceso de interestructuración entre sujetos, un proceso no tanto de enseñanza-aprendizaje sino más bien de aprendizaje-aprendizaje, como sugiere Roa (1993: 26): “el planteamiento de la acción comunicativa defiende la idea de que el aprendizaje mismo no pertenece 'ni a nosotros ni a ellos'; ambas partes se ven incursas en él de forma similar”.

Planteado un concepto de educación, conviene ahora preguntarse por qué educar. La respuesta a la pregunta, ¿Por qué educar?, depende de la posición política o teórica que se asuma. El filosofo norteamericano Richard Rorty sugiere que la razón para educar radica en la transformación del hombre a ser humano a través del proceso de la socialización (Rorty, 1989: 45). En este proceso, el sujeto adquiere los valores, historia y conocimientos de la generación o generaciones que le anteceden; proceso necesario para la supervivencia de la cultura o civilización. En este sentido Rorty comparte los planteamiento de Durkheim sobre la educación como proceso de socialización. Sin embargo, lo interesante de Rorty es que dirige la atención hacia un proceso posterior a la socialización, proceso que él llama “autoindividualización” en el cual el ser humano se rebela contra el proceso de socialización y logra ser una persona autónoma que descubre su individualidad y asume posiciones críticas contra el legado cultural y científico que le suministra la educación.

En cuanto a la pregunta para qué educar, conviene aquí retomar los postulados del filósofo alemán Emmanuel Kant. En la línea de pensamiento de este pensador, se educa para hacer que el hombre se sirva de forma independiente de su propia inteligencia. Se debe educar para hacer hombres libres o autónomos que se sirvan de su propia razón: “¡Sapere aude! ¡Ten el valor de servirte de tu propia razón!: he aquí el lema de la ilustración” (Kant, 1978: 25). Este sentido de la educación que aparece en Kant es compartido por Rorty (1989: 45) sobre todo en el proceso de “autoindividualización” que éste plantea como propio de la educación superior; proceso en el que el hombre se libera de “su merecida tutela”. Naturalmente es cierto que este proceso se sugiere para una etapa de la vida superior al proceso de socialización que se presenta en la niñez –un niño necesita de la tutela u orientación de un adulto- pero el proceso educativo en su totalidad debería de prever, en su conceptualización, esta última etapa descrita por Rorty.

Veamos ahora los aspectos fundamentales de la educación presencial para luego contrastarlos con los de la educación a distancia y la educación virtual y establecer las relaciones con el para qué educar tratado arriba. Una de las principales características de la educación presencia es la sincronía. Los estudiantes interactúan en tiempo real con su profesor o profesora. Este aspecto se refleja en la obligatoriedad de asistir a las sesiones a la hora exacta y salir a la hora indicada, siempre en días laborales y en horarios también laborales. En el reglamento estudiantil, además, figura un articulado en donde se penaliza la inasistencia con la pérdida de la asignatura: Otro aspecto de la educación presencial es la obligatoriedad de compartir el mismo espacio. El espacio ideal es el salón de clases, los estudiantes sentados en sus pupitres prestando atención y el profesor dirigiendo la sesión. Además de lo anterior, los tiempos manejados en la educación presencial son más extensos y siempre controlados por los profesores quienes distribuyen cuidadosamente los contenidos para cumplir, por ejemplo con las 64 horas semestrales.

En contraste con la educación presencial, la educación a distancia flexibiliza enormemente el proceso educativo, principalmente en el manejo del tiempo. Aunque también se maneja la interacción sincrónica, ésta se da en menor grado que en la presencial. En esta modalidad generalmente se escogen los fines de semana para desarrollar la interacción profesor-alumno. Este hecho facilita el acceso de una población que por motivos de trabajo no puede asistir diariamente al salón de clases. Esta es una modalidad de educación altamanente organizada, todas las acciones están preparadas en el papel y el estudiante recibe por escrito todo su derrotero, con fechas y actividades. En cuanto a los materiales de lectura, éstos son preparados cuidadosamente y proveídos a los estudiantes al inicio de los cursos, materiales que con frecuencia son los únicos que se trabajan.

Hasta el momento, podemos notar que la educación presencial comparte con la educación a distancia básicamente las mismas variables con diferencias de matices. Aunque la sincronía está presente en ambas modalidades, en la educación a distancia ésta es menor que en la presencial. La asincronía en las relaciones profesor-alumno cobra mayor fuerza en la educación a distancia puesto que los estudiantes deben organizarse según sus conveniencias y disposición de tiempo. En cuanto a la territorialidad o manejo del espacio, vemos que en ambas modalidades se maneja un territorio común controlado por la institución educativa, aunque en la educación a distancia la presencia en este territorio de la escuela es menor. Con respecto a los campos del conocimiento, me atrevo a decir que no todos se adaptan al modelo a distancia. Existen campos del conocimiento en donde se requiere una altísima interacción entre profesores y alumnos en razón de la rigurosidad de los procesos implicados. Por ejemplo, no se conocen programas de medicina a distancia o de odontología. Parece que el modelo de educación a distancia se adapta más a las humanidades.

Examinemos ahora la llamada educación virtual, tal vez llamada así por los medios empleados para acceder al conocimiento y para interactuar socialmente con los participantes que pueden estar a distancia considerable. “Educación virtual” no implica educación irreal. Aunque se le llame virtual el efecto final del proceso suele ser el mismo que el logrado en la educación presencial o “real”. Existen muchas definiciones de educación virtual. Lara (2002), afirma que la Educación Virtual es "la modalidad educativa que eleva la calidad de la enseñanza aprendizaje... que respeta su flexibilidad o disponibilidad (en cualquier momento, tiempo y espacio). Alcanza su apogeo con la tecnología hasta integrar los tres métodos: asincrónica, sincrónica y autoformación". Más que el adjetivo “virtual”, lo que mejor define a este tipo de educación es la integración de los métodos asincrónicos, sincrónicos y autoformativos. La educación vitual se posibilita gracias a la integración de las nuevas tecnología de la información y la comunicación, las cuales permiten la interacción entre tutores y alumnos en forma sincrónica ( a través del Chat o conversación oral en línea), asincrónica (a través de foros virtuales, correo electrónico); el estudiante se vuelve totalmente autónomo en el manejo de su tiempo de acuerdo con su disponibilidad. También posibilita la desterritorialización en el sentido en qué no se necesita asistir a determinado lugar para tener contacto con el tutor. Desde cualquier ordenador o computadora con acceso a Internet, en cualquier lugar del mundo, se puede tener contacto con materiales de lectura, con el tutor o compañeros. En este sentido, la educación virtual tiene sobradas ventajas en comparación con las anteriores modalidades. En relación con la discusión teórica planteada al comienzo de este ensayo, podemos decir que la educación virtual es el espacio ideal para que se presente el propósito ideal de la educación plateado por Kant en el contexto de la Ilustración: educar para hacer hombres autónomos que se sirvan de su propia razón. También posibilita la educación virtual el proceso de autoindividualización que plantea Richard Rorty, en dode el hombre se libera de “su merecida tutela”.

Sin embargo, no todo es ventajoso en la educación virtual. Existen problemas o desventajas relacionadas precisamente con los elementos técnicos que la hacen posible. Miremos algunas desventajas. La tentación de los hipervínculos puede llevar al estudiante a perderse el mar de información que es la Internet y perder tiempo valioso que podría dedicar a su estudio. En los lugares remotos en donde realmente se hace necesaria la educación virtual, el acceso a Internet es deficiente, muy lento y las desconexiones son frecuentes. Tener una computadora a disposición requiere una inversión costosa y muchos alumnos dependen del préstamo de computadoras de instituciones, hecho que limita a los alumnos en el uso de su tiempo.

Llegados a este punto debemos reconocer que lo que se configura en el campo de la reflexión teórica es un poco más difícil de llevar a la práctica educativa porque en ella se encuentran presentes una serie de mediaciones las cuales casi dan al traste con los intentos de cambio de los educadores más interesados en la innovación de sus prácticas. Una mediación muy fuerte son los esquemas mentales que los estudiantes han desarrollado en su experiencia educativa los cuales casi impiden que el alumno se adapte a nuevas formas de abordar el proceso educativo, como la educación virtual. Contrario a lo que pudiera parecer desde la teoría, los estudiantes parecen ser felices en su rol de objetos bajo una acción instrumental del maestro en la cual ellos obedecen y captan la información suministrada por el profesor sin someterla a la menor duda o crítica. En mi experiencia como profesor de jóvenes adultos, he tenido problemas cuando he querido desarrollar clases en las que los estudiantes interactúen y tengan cierta autonomía en el manejo de los temas. Generalmente no les gusta leer, no sienten entusiasmo por la búsqueda del conocimiento. He aquí quizá el mayor escollo para la educación virtual: es una modalidad que funciona totalmente a través de la lectura. Nuestros alumnos no están preparados para esta modalidad porque no les gusta leer. Se sienten mal y quisieran que el profesor les dictara todo el tiempo. Pareciera que el facilismo es la moda en estos tiempos.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

A. Eliseo Tintaya. Desafíos y fundamentos de educación virtual. Universidad Mayor de San Andrés – Ciencias de la Educación – Bolivia. http://www.monografias.com/trabajos13/educvirt/educvirt.shtml#INTRO. Visita: 2004-10-

BENÍTEZ GARCÍA, Ramón. La virtualización educativa. [on line]. Noviembre, 2000. [citado dic., 2004]. Disponible en:

Educación virtual, una alternativa de educación. [on line] Octubre de 2004 [citado dic., 2004]. Disponible en http://www.unisinu.edu.co/Enlaces/EducacionVirtual/EduVirtual.htm

Kant, M. ¿Qué es la ilustración? Tomado de filosofía de la historia. Fondo de cultura Económica. México, 1978.

Lara, Luís. Análisis de los recursos interactivos en las aulas virtuales. Buenos Aires: 2002.

Rorty, Richard. Educación sin dogma. Revista Facetas. Vol. 2, No. 88. 1990. Págs. 44-47.

Roa, Alberto. La teoría de la acción comunicativa y las nuevas relaciones entre filosofía y educación. Revista Huellas. No. 38. Universidad del Norte, Barranquilla. 1993. Págs. 21-29.

Roa, Alberto. Los sofistas y la paideia griega. Reflexiones sobre su vigencia. Revista Huellas. No. 56-57. Universidad de Norte, Barranquilla. 200. Págs. 53-61.

FORMACIÓN VIRTUAL Y EDUCACIÓN DE ADULTOS

Los medios constantemente nos anuncian que estamos en la era de la globalización o de la mundialización. Nunca antes habían estado los seres humanos tan cerca de los otros y tan cerca de la información y del conocimiento. Todo esto ha sido posible gracias a la ayuda de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información. Para referirse a este contexto hay quienes utilizan la metáfora de “aldea global”. Se refieren al hecho de que en cualquier lugar del mundo, con la ayuda de un ordenador y una conexión a Internet se puede tener acceso a información que está ubicada a miles de kilómetros de distancia, a cualquier hora del día o de la noche. Estas condiciones de atemporalidad y de ubicuidad aplicadas a la educación han dado en generar el concepto de educación virtual el cual ha venido a revolucionar la educación, en especial la educación de adultos. Respecto de la educación de adultos es conveniente hacerse la siguiente pregunta: ¿De qué manera el docente orienta el conocimiento para que los estudiantes gestionen, profundicen, trasciendan, enriquezcan y comparen los aprendizajes básicos adquiridos, utilizando métodos, estrategias y medios infovirtuales? La respuesta a esta pregunta hace necesario reflexionar sobre temas como el conocimiento y la virtualidad, modelos pedagógicos, educación de adultos, entre otros.

Son abundantes los libros y las posiciones filosóficas en torno al conocimiento, desde los presocráticos hasta los filósofos del siglo XX. Para ser prácticos, digamos que el conocimiento es abstracción que los humanos realizan de aspectos de la realidad como materia, procesos y productos y sus interrelaciones. El mismo hecho de ser abstracción le da al conocimiento una condición de virtualidad, de algo que es real dentro de la psiquis o mente de las personas y solo allí es tangible. Esta condición abstracta hace necesario que exista la educación como una forma de pasar el conocimiento de una generación de adultos a una generación de jóvenes o como un proceso que conduce a la generación de jóvenes hacia la construcción de los saberes inmersos en su entorno social. En el contexto de la educación, el conocimiento es considerado “virtual” siempre y cuando trascienda la dimensiones y las limitaciones de la oralidad y se estructure “de acuerdo con parámetro de versatilidad, facilidad de acceso, rapidez de descarga y multimediaticidad, a lo que se le agrega la posibilidad de ser manipulado e interactuado por cualquier usuario remoto” (Cardona, 2001: 1). En suma, los métodos de comunicación del conocimiento, oralidad y escritura, permanecen en la dimensión de lo virtual pero sus posibilidades se potencian gracias a la ayuda de los ordenadores y la Internet las cuales permiten que el hombre venza las barreras del tiempo y del espacio y pueda así aprovechar las ventajas de este nuevo poder para aplicarlas a la educación. De esta manera los ordenadores (este es el término que recomienda la Real Academia Española) y su interacción, a través de la Internet, se convierten en un medio –no un fin- para democratizar aún más la educación de adultos.

En cuanto a los modelos pedagógicos, brevemente podemos decir que antes del advenimiento de la educación virtual, ya se venía proponiendo el paso a un modelo pedagógico en donde los procesos no estuvieran centrados en el profesor sino en el estudiante con el consiguiente cambio de estudiante pasivo a estudiante activo frente al conocimiento. En la actualidad, en el contexto de la educación virtual, la pedagogía “activa” o centrada en el alumno no es una simple propuesta. Es una real necesidad planteada no por lo teóricos sino por la dinámica interactiva de nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Las condiciones de asincronía y ubicuidad demandan un cambio de roles y por tanto un nuevo modelo pedagógico en donde ya el profesor deja de ser un “proveedor” del conocimiento –la Internet se convierte en un mejor proveedor de conocimiento ágil y dinámico y actualizado- para convertirse en un orientador o guía, en una facilitador de estrategias para aprender a aprender.

Este nuevo énfasis en la labor docente exigido por la educación virtual tiene sus más amplias posibilidades de éxito y aplicación en la educación de adultos. Quizá el mayor impulsador de la educación de adultos a nivel teórico es Malcolm Knowles quien presentó su modelo de educación de adultos en 1970 (Brainstorm Online, 2000). Al hablar de educación de adultos, Knowles no utiliza el término “pedagogía” –porque su etimología se refiere a niños- sino que prefiere utilizar el término “andragogía”, en donde “andra” significa adulto; es decir, andragogía se refiere a la educación de adultos. Ciertamente la condición de adultos hace que el proceso educativo tenga unas características que lo diferencian de la educación de niños, principalmente lo que tiene que ver con el desarrollo psicolingüístico y motor de los educandos. De acuerdo con Knowles (Mynen, 2001) existen cuatro postulados que sustentan la educación de adultos: 1) Auto-concepto: los adultos tienden a ser independientes y autónomos en su aprendizaje; 2) La experiencia: los adultos poseen conocimiento experiencial el cual sirve para asimilar conocimiento nuevo; 3) Voluntad de aprender (Readiness to Learn): los adultos manifiestan una voluntad de aprender todo lo que le ayude a desempeñar mejor sus funciones o roles sociales de una forma concreta y práctica; 4) Orientación para el aprendizaje: los adultos buscan adquirir el conocimiento para aplicarlo casi inmediatamente a la solución de problemas prácticos.

Teniendo en cuenta los principios de la educación de adultos propuestos por Knowles podemos entonces reflexionar sobre la orientación del conocimiento de parte del docente en la educación virtual. En primer lugar, el profesor y los estudiantes deben manejar eficientemente recursos como el Chat, correo electrónico, cámara web, micrófono, y por supuesto la lectura y la escritura. Como en la educación de adultos se considera que los alumnos tienen una motivación intrínseca, el desafío del profesor ya no se centra en la motivación hacia el aprendizaje sino en la preparación de “tareas auténticas que proporcionen al usuario razones válidas para usar la tecnología” (Cardona, 2001: 10); tareas en donde sea necesaria la interacción y el trabajo colaborativo entre los participantes. Recuérdese que en este contexto lo importante no es qué tanto se sabe sino que tan hábil soy para aprender y aplicar lo aprendido a problemas actuales. El conocimiento como acumulación de datos ya no es tan importante. En cuanto al enriquecimiento y comparación de aprendizajes básicos, esto solo se logra si el profesor promueve las estrategias existentes para realizar una lectura crítica. De parte del profesor, si emprende la tarea de producir materiales escritos para colgar en la Internet, debe estudiar con mucho cuidado todo lo referente a la usabilidad o forma de escribir teniendo en cuenta cómo los usuarios leen información en la Internet (Nielsen, 1997). Esto les permitirá crear páginas en donde el hipertexto facilite la lectura y el análisis de la información por parte de los alumnos.

En conclusión, podemos afirmar que la educación de adultos en contextos virtuales demanda una alta dosis de creatividad de parte del profesor. Y ciertamente la creatividad demanda mucho más tiempo que la simple transmisión de información. Utilizar un ordenador como medio demanda el dominio de unas habilidades técnicas que hacen el trabajo de profesor virtual mucho más exigente a nivel teórico y práctico.

 

BIBLIOGRAFIA

CARDONA OSSA, Guillermo. Educación virtual y necesidades humanas. En línea: http://contexto-educativo.com.ar/2001/2/nota-03.htm Revista Contexto Educativo, año III, No. 16. (Consulta: 05 de mayo de 2005).

“ENSEÑANDO A adultos: andragogía”. Brainstorm Online, Edición 1/ Marzo 2000/ CEFE, http://cefe.gtz.de/brainstorm_es/online/1-2000/index-2.htm
(Consulta: 05 de mayo de 2005).

MYNEN, Mieke. “What andragogy means to me”. En línea: http://instructordiploma.com/core/102%20B/victoria/mynen.htm (Consulta: 05 de mayo de 2005).

Nielsen, Jacob (1997). Be succint: writing for the web. Online: http://www.useit.com/alertbox/9703b.html (Consulta: marzo 22 de 2005).

SOLARI, Adriana GERMÁN, Monge. Un desafío hacia el futuro: educación a distancia, nuevas tecnologías y docencia universitaria.: http://www.ateneonline.net/datos/96_03_Birri_Roberto.pdf
(Consulta: 06 de mayo de 2005).

Marzo 18, 2008

CAMBIANDO DE WEBHOSTING: MIGRACIÓN DE YAHOO A HOSTGATOR

Por: Orlando Cárcamo B.

Quizá el mayor obstáculo para nuestro desarrollo como webmasters lo constituyen las limitaciones que presentan los servicios de alojamiento web. Como aficionado al diseño web, puedo decir que me he “mudado” muchas veces, de alojamientos gratuitos a alojamientos pagados. Y cada vez que me mudo, puedo decirlo con pleno convencimiento, avanzo kilómetros en mi desarrollo como webmaster. Recientemente me trasladé de Yahoo Web Hosting a Hostgator. Quiero compartir con los lectores mi experiencia para orientar un poco a los que quieran superar limitaciones cambiándose de alojamiento.

El problema

Llegué a Yahoo Web Hosting procedente de Homestead porque en este último servicio no se me permitía trabajar con Php ni con Mysql, a pesar de que era un servicio pagado. En Yahoo pude iniciar mis experimentos con  páginas interactivas y bases de datos. No obstante, a medida que fui avanzando en mi conocimiento de estos temas me encontré con ciertas limitaciones que nuevamente afectaron mi crecimiento y desarrollo en el diseño web. Yahoo no acepta el archivo .htaccess el cual es fundamental para el funcionamiento óptimo y seguro para mis aplicaciones en Moodle y Drupal. Aunque Drupal funciona bien sin .htaccess, el problema es que sin este archivo no se pueden obtener URL limpias y amigables para los buscadores. En su lugar, las URLs son cadenas de símbolos que dificultan la memorización de las direcciones de las páginas de nuestro sitio. Yahoo tampoco permite el uso amplio de los scripts tipo Perl y Php para el envío de correo electrónico desde los formularios de nuestras páginas. Aunque Perl y Php funcionan en Yahoo, en su lucha contra la práctica del spam, esta empresa ha limitado la creatividad de sus usuarios a través de estos scripts. En el desarrollo del sitio para mi curso, “Understanding the radio news”, tuve que apoyarme en servicios de alojamiento gratuito que dan soporte completo a los scripts de envío de mensajes desde los formularios pero con la desventaja de que colocan publicidad y esto es muchas  veces desagradable. En consecuencia, tuve la necesidad urgente de cambiarme a otro servicio de alojamiento que me permitiera superar estas limitaciones.

La solución

Con la ayuda de los buscadores de págians como Google, Yahoo y Altavista, realicé una revisión de los servicios de alojamiento existentes en los Estados Unidos y después de hacer las necesarias comparaciones decidí mudarme a Hostgator por varias razones de mucho peso. No tiene limitaciones para .htaccess ni para los formularios de envío de mensajes desde nuestras páginas web. Con un descuento, el servicio vale un dólar más que el precio de Yahoo: 12.90 dólares mensuales pagaderos con tarjeta de crédito.

Las ventajas de Hostgator

Considero que la mayor ventaja de Hostgator sobre Yahoo es que le da soporte en línea al usuario. El servicio que yo más he utilizado es el Live Chat, aplicación que permite chatear con asesores en línea los cuales despejan nuestras dudas a nivel técnico o financiero y nos ahorran horas de búsqueda en la Internet.  Un segundo  nivel de asesoría se presta a través del correo electrónico dirigido hacia las direcciones support@hostgator.com. Inmediatamente el sistema nos devuelve un mensaje con un número de  “ticket” (un número asignado a nuestra consulta).  En menos de 24 horas, la compañía nos responde con un mensaje en donde se resuelven nuestras dudas. También ofrecen apoyo por teléfono. En Yahoo nunca pude interactuar con nadie. Todas mis dudas las resolví leyendo los textos de las ayudas que son muy buenas. Otras dudas las tuve que resolver leyendo foros en la Internet. Aunque Yahoo da la posibilidad de asesoría por teléfono, ésta resulta muy costosa para quienes no vivimos en los Estados Unidos.

Cómo subscribirse a HostGator

Dando clic en la página de HostGator llegamos al sitio de esta compañía, seleccionamos los enlaces respectivos y escogemos el servicio que más se adapta a nuestras necesidades. Yo escogí el paquete “Swamp”, el cual no tiene ningún tipo de limitaciones técnicas y me permite todo tipo de experimentacin. Con la tarjeta de crédito (Visa, Mastercard o American Express) a la mano llenamos los formularios indicados. Automáticamente recibimos un mensaje electrónico en donde se nos dan los datos básicos de nuestra subscripción tales como nombre de usuario, contraseña, dirección IP para nuestro nombre de dominio y números DNS.

Cómo transferir nuestros archivos y nombre de dominio

El paquete SWAMP viene con nombre de dominio gratis. Si ya tenemos un sitio con nombre de dominio, Hostgator transfiere todos los archivos de nuestro sitio y también nuestro nombre de dominio en forma gratuita. Si no somos muy diestros en esto de la transferencia de dominios basta con que  escribamos un mensaje a support@hostgator.com y ellos se encargan de solicitarnos los datos básicos y hacer dicha transferencia en forma gratuita. Aunque el formulario de transferencia dice que ésta cuesta 15 dólares, si ésta es hecha por los asesores no tienen ningún costo.

Recomiendo no cancelar la cuenta con el servicio de alojamiento anterior antes de tener nuestro sitio funcionando correctamente en Hostgator.

Debemos tener especial cuidado con nuestras bases de datos. Lo mejor es descargarlas nosotros mismos y mantener una copia en nuestra computadora. Después la podemos subir al entorno MySql de Hostgator, una por una para evitar congelamientos de nuestro explorador. La transferencia de nuestras bases de datos suele presentar algún traumatismo, motivo por el cual he querido darle un tratamiento en un artículo aparte que pronto publicaré.

Cómo administrar nuestros archivos y sitios

Al igual que los demás servicios de alojamiento, HostGator permite que utilicemos programas FTP. También podemos acceder a nuestros archivos a través del cPanel o panel de control el cual no es tan amigable como el de Yahoo pero con un poco de práctica podemos llegar a manipularlo sin problemas. Bueno, hay una dificultad adicional. Todo este sistema está escrito en inglés lo cual te exige tener una muy buena comptencia lectora en esa lengua.

Después de anotar nuestro nombre de usuario y nuestra contraseña, la primera página que aparece está compuesta por una seria de 30 íconos para escoger dependiendo de qué querramos hacer. Los que yo más he utilizado son File Manager y MySql Databases para organizar mis archvios (páginas html, archivos gráficos y demás) y mis bases de datos. Quedan todavía 28 utilidades que nos permiten todas suerte de experimentaciones: Chatroom, Phpmychat, mail, webmail, Script Library, entre otras. Una que me gusta mucho es Fatastico Deluxe, aplicación que nos permite instalar los más sorprendentes scripts, Sistemas de Gestion de Contenidos (CMS) y Sistemas de Gestion de Aprendizaje (LMS), entres otras delicias.

Para terminar por ahora

No puedo negar mi entusiasmo y mi alegría por este salto cualitativo que he dado. Todo me funciona bien, con mucha velocidad. Y cuando algo no me funciona, por el chat me dan asesoría y me ayudan a resolver cualquier problema. Quizás el mayor obstáculo para quienes quieran pasarse a HostGator es que hay que leer y escribir bien en inglés para recibir la asesoria en línea o por e-mail. Lo mismo sucede con Yahoo Web Hosting. Si estas empresas dieran atención en español de verdad que tendrían una acogida enorme entre en la gran comunidad latina.

Este es el primero de varios articulos sobre mi experiencia en HostGator. Más adelantes estaré escribiendo otros artículos sobre mis problemas en este nuevo servicio y la forma cómo los he solucionado.

Septiembre 16, 2007

PANICO A MEDIA NOCHE: CUANDO WINDOWS XP NO ARRANCA

 Por: Orlando Cárcamo B.

El problema se me presentó a la media noche. Llegué a casa tarde, cansado, después de conducir a baja velocidad durante varias horas bajo una intensa lluvia. Antes de acostarme, quise saber si alguien me había escrito durante los dos días que había estado por fuera.


Como de costumbre, prendí mi ordenador  y mientras el sistema operativo cargaba me dispuse a organizar algunas cosas que había traído del viaje. Cuando regresé a anotar la contraseña de mi escritorio, casi me desmayo. Ví esa terrible pantalla negra con letras blancas en donde se nos reporta que pudo haber un daño con Windows y se nos dan varias opciones para intentar iniciar el sistema operativo. Las probé todas, una por una: iniciar Windows normalmente, modo seguro a prueba de errores, última configuración que funcionó, modo a prueba de errores, modo a prueba de errores con símbolo del sistema. Los resultados eran frustrantes. En cada una de esas opciones, el sistema trababa de iniciarse pero luego de salir el logo de Windows XP, volvía a esa odiosa pantalla negra. ¿Qué hacer Dios mío? ¿Por qué me pasa esto a mí?

 
La razón para la situación problemática tuvo origen en un cierre no apropiado del sistema. Antes de salir de viaje estaba haciendo algo en mi ordenador y cuando llegó mi amigo Luisfe a buscarme, el sistema demoró mucho para cerrarse y yo tenía que bajar rápidamente pues la hora de partida estaba retrasada y debía bajar once pisos pues en el momento no teníamos ascensor. En consecuencia, tuve que apagar abruptamente el ordenador desde el interruptor del regulador de voltaje y bajar a toda prisa.

 
Yo sentía la necesidad de arreglar el problema esa misma noche puesto que al día siguiente tenía un intenso día de trabajo: mantenimiento de mi plataforma educativa, impresión de listados, diseño de talleres para la próxima semana, revisión de prueba de una publicación de una amiga, entre otros. ¿Qué hacer entonces? Tomé el disco original de Windows XP, lo introduje en el ordenador con la intención de reparar el daño, sin mucha fe dado que en otras oportunidades la opción de recuperación de Windows se había mostrado extremadamente ineficiente. Este momento no fue la excepción. La opción de recuperar no hizo nada ni me indicaba nada qué hacer excepto que escribiera EXIT para salir de la “bandeja de recuperación”. Escribía esa palabra y nada, el sistema se regresaba al pantallazo inicial. Probaba el inicio de manera normal y nada, nada se había arreglado. No me acuesto a dormir si no arreglo este problema, me decía a mi mismo. El nivel de angustia aumentaba. Si llamaba a un técnico al día siguiente, eso significaba perder tiempo y dinero por el pago del servicio si era que me atendía un día domingo. ¿Qué hago? ¿Qué hago? Con la mirada fija en esa odiosa pantalla negra en donde se me daban opciones inútiles, me transporté al año de 1991, cuando recibí mis primeras clases sobre el manejo del DOS (“De o ese”, como le llamábamos al sistema operativo en esa época). Recordé que los problemas de inicio del sistema los reparábamos con el comando chkdsk, equivalente a “check disk”. Entonces, en vez de anotar EXIT para salir de la bandeja de recuperación, digité “chkdsk” y el milagro ocurrió lentamente. Chkdsk hizo una inspección completa del disco, detectó un error y lo corrigió. Seguidamente y con un sentido alivio a la angustia inicial, digité EXIT y salí de la bandeja de recuperación. Intenté, con cierta sensación de alegría, iniciar mi ordenador normalmente y… funcionó ¡Funcionó! ¡Qué alegría! ¡Funcionó! Y lo mejor de todo es que ningún programa sufrió daños. Todas las aplicaciones de Internet quedaron trabajando bien, sin problemas.

Bueno, seguidamente, como había cumplido con mi palabra de no dormir hasta tanto arreglara la falla de inicio del sistema, me dispuse a dormir plácido y feliz, abrigado por la frescura que había traído la larga lluvia de la noche.

Mayo 29, 2007

LA INTERNET Y LA EXPRESIÓN PERSONAL

  Por: Orlando Cárcamo Berrío

El tiempo y el espacio han sido por siempre unas de las barreras más fuertes que ha tenido el hombre para llegar adonde ha querido ir. Gracias al desarrollo de las TICs, tenemos la posibilidad superar en gran medida la dependencia espacial y temporal. Ciertamente la radio comercial y aficionada, la televisión y la prensa escrita acortaron las distancias entres los hombres durante el siglo pasado. No obstante son medios que técnicamente no pueden ser manejados por el ciudadano promedio, salvo la radio aficionada para la cual se necesita licencia del gobierno, conocimientos especializados y algo de dinero para invertir en equipos y antenas. Hace unos años pasé por la experiecia de radioaficionado y sé de sus ventajas y limitaciones.

 

 

El dominio de la pantalla

 

 

La Internet y todas las tecnologías asociadas, por el contrario, tienen la nunca antes imaginada posibilidad de llegar más lejos que los medios masivos de comunicación. Pero lo que hace a la Internet un recurso aún más sorprendente es que permite que cualquier ciudadano interesado, sin tener estudios especializados ni licencia del gobierno, pueda comunicarse libremente con el mundo entero.

 

 

Muchas personas se preocupan de que sus hijos pasen horas frente al ordenador y llegan a decir que están enviciados en el ordenador o computadora pero no se preguntan por qué. Aunque ellos (los padres) pasan horas al día frente al televisor, ven como una amenaza la atracción que los ordenadores ejercen sobre los jóvenes y los niños. Creo que lo que nos mantiene pendientes de un monitor es la posibilidad de manejar lo que sucede dentro de él; es decir, la posibilidad de ser autónomos, la capacidad de comunicarse interactivamente con la máquina y modificar sus comportamiento. Este protagonismo, esta emancipación de receptor de mensajes televisivos y radiales a emisor de mensajes en la pantalla de la computadora es, considero a grandes rasgos, lo que hace tan atractiva la pantalla de un ordenador.

 

 

La emancipación de la persona

 

 

Otra de las oportunidades que brinda la Red de redes, es la posibilidad de la expresión personal. En la postmodernidad, lo local y personal ha cobrado importancia. Los medios masivos, productos de la modernidad, solo permitían conocer a los grandes personajes de la historia y la farándula. La Internet como producto postmoderno, permite la expresión personal, la comunicación de los pequeños relatos tal vez sin importancia para el mundo, la comunicación del punto de vista personal a miles de kilómetro de distancia. Es así como se han desarrollado un interés mundial por las páginas personales. Los llamados “blogs”, diarios personales o bitácoras están de moda y hasta compiten con la hegemonía de las grandes cadenas de noticias ya que nos permiten acceder a información no censurada ni filtrada por los medios.

 

 

Como persona y como profesional, me he interesado en tener un sitio personal en la Internet principalmente por la posibilidad de expresión personal asincrónica y sin las barreras de espacio. Guardadas las proporciones, tener un sitio en la Red es como disfrutar del mítico don de la ubicuidad: donde quiera haya un ordenador conectado a la Internet, allí puedes llegar, allí puedes estar con tu palabra oral o escrita, con tu imagen fija o en movimiento.

 

 

Mi experiencia con la Internet

 

 

Mi trabajo como profesor, gracias a las TICs se ha visto increíblemente potenciado. Ya mis alumnos no necesitan exclusivamente estar frente a mí en un salón de clases para aprender. Si por alguna circunstancia no puede ir a la ciudadela universitaria, desde cualquier ciudad adonde vayan, pueden entrar a mi plataforma educativa con su nombre de usuario y su clave y acceder a su curso, desarrollar actividades y comunicarse conmigo bien sea sincrónicamente a través del Chat o asincrónicamente, a través del correo electrónico. Esto realmente es una gran ventaja para el aprendizaje y una forma de vivir sin las preocupaciones del tiempo y el espacio.

 

 

Como persona, la Internet nos permite darnos a conocer a los demás en aspectos importantes de nuestra vida que en la vida diaria tenemos pocas oportunidades de dar a conocer: puntos de vista políticos, aficiones, inclinaciones estéticas. En síntesis, no simplemente el formal perfil profesional tiene lugar en la Red sino todo aquello que a menudo no se comunica, lo que nos caracteriza como personas únicas, diferentes.

 

Mayo 26, 2007

REDIRECCIONAR EN VEZ DE ELIMINAR

Por: Orlando Cárcamo Berrío 

Después de mucho estudio y trabajo, logré  por fin diseñar y desarrollar mi nuevo sitio Web utilizando hojas de estilo (CSS). Una vez colgadas las páginas en el servidor, surgió entonces la preocupación por la indexación en los buscadores. Fui a Google, introduje la búsqueda “Orlando Cárcamo” y vi que mi viejo sitio estaba indexado con la vieja dirección y yo no quería que esa dirección apareciera. Quise eliminar esa indexación en Google pero  el procedimiento es algo complicado y no es inmediato.

En ese momento, recordé que muchas páginas de amigos tienen nexos a mi viejo sitio y sería desagradable que alguien diera clic y le apareciera la respuesta “Not found…” Entonces preferí redireccionar las visitas, desde las páginas del viejo sitio hacia la página index.html de mi nuevo sitio Web. De esa manera evito también que lean esas páginas que ya tienen un diseño y una información obsoleta.

El redireccionamiento es bastante sencillo, solo hay que colocar entre las etiquetas <head></head> la siguiente línea:

<meta HTTP-EQUIV="REFRESH" content="0; url=http://www.misitio.com">

En  lugar de la dirección http://www.misitio.com, debe usted colocar la  dirección del sitio suyo. El cero  que aparece antes de la URL equivale al tiempo en segundos que demorará el redireccionamiento. Si quiere que los visitantes a la vieja página lean un poco esa página antes del redireccionamiento, entonces en lugar del cero coloque cualquier número de segundos.

Cuando la página desde la cual se va a redireccionar tiene marcos, se suelen presentar problemas. Yo resolví esa situación reemplazando la página de marcos por otra vacía con el mismo nombre (en mi caso index.html). A esa página vacía le coloqué el texto “Estamos redireccionando esta página.” para que el visitante sepa lo que está sucediendo.

Gracias a esta sencilla línea de código, ahora cada vez que alguien en los motores de búsqueda le da clic a mis antiguas páginas  como http://www.orlandocarcamo.homestead.com/
y
http://www.orlandocarcamo.homestead.com/files/webprof/index1.htm  se abre brevemente esta dirección pero en un par de segundos se abre mi nuevo sitio http://www.orlandocarcamo.com


Mayo 23, 2007

COMO SUPERAR UNA CRISIS DE SEGURIDAD EN SU ORDENADOR

Por: Orlando Cárcamo Berrío 

Estaba tratando de instalar un pequeño programa en mi ordenador (utilizaré ordenador en lugar de PC o computador) y de repente mi Norton Internet Security reportó la presencia de dos archivos sospechosos. Creo que uno de ellos era un troyano. Me pedía que realizara una inspección completa del sistema para acabar con la amenaza. No le dí importancia y rechacé la opción.

Más tarde, con sorpresa, pude ver cómo el pobre Norton me decía que debía desinstalarse inmediatamente por daños sufridos. Creo que este daño no se hubiera producido si hubiera aceptado la revisión del sistema que anteriormente me había pedido el propio Norton. Acepté la desinstalación y después de reiniciar el ordenador, noté que aparecían ventanas reportando problemas con el registro. Definitivamente, ahora sí tenía problemas de verdad. Mi ordenador estaba indefenso contra los ataques (tales como ataquesde virus, espionaje remoto, robo de información, etc) y mi sistema operativo presentaba molestias al reiniciar. ¿Qué hacer?

Intenté reinstalar Norton Internet Security y el proceso se caía constantemente y sacaba ventanas de error. ¿Qué hacer ahora? La situación se tornaba verdaderamente desesperante. Tenía tantas cosas por hacer para mi trabajo docente y de estudio. En el desespero que estas crisis suelen producir, decidí reinstalar el sistema operativo. Introduje el cederrón de mi copia original de Windows XP pero no me permitía una reparación sino una instalación nueva con todo el riesgo que ello implicaba para mis archivos y programas instalados. Decidí, entonces, asegurar todos los archivos que tenía en las carpetas “Mis documentos”, “Mis imágenes”, “Favoritos”, “Mis archivos recibidos”. Mi decisión era radical. Borrar la partición C:/ y crearla nuevamente. Así eliminaría de raíz la amenaza de virus, el registro de Windows y archivos relacionados. Luego instalaría nuevamente Windows XP y los programas con los que hago mi trabajo diariamente.

En el proceso hacer una copia de seguridad de todos mis archivos, vino a mi mente la idea del punto de restauración. ¡Qué maravilla! ¡Cuánto tiempo ahorrado! Un punto de restauración es algo así como un espacio de configuración por fechas que incluye toda la información de configuración del sistema hasta ese día y hora. Si se nos daña la configuración hoy, por ejemplo, podemos elegir la fecha de ayer como punto de restauración. De esa manera el sistema se restablece y el ordenador funciona como funcionaba ayer; es decir, funciona bien. Lo único que se pierde son las modificaciones al sistema y los programas instalados después del punto de restauración elegido. Por eso es mejor asegurar los documentos elaborados después de la fecha del punto de restauración que se quiere elegir, aunque el sistema nos diga que no se borrarán.

Rápidamente fui a “Inicio”, “Accesorios”, “Herramientas del sistema”, “Punto de restauración”. Se abrió entonces una ventana en donde se me daban las opciones de “Restaurar mi equipo a un estado anterior” y “Crear punto de restauración”. Yo elegí la primera opción, apareció un calendario con algunas fechas resaltadas en donde aparecían puntos de restauración. Elegí una fecha anterior a la crisis de mi ordenador y… problema solucionado. Mi ordenador comenzó a funcionar sin problemas.

Lo único extraño es que Norton Internet Security siguió sin funcionar. Claro, yo había desinstalado el programa, como narré arriba. Traté de reinstalarlo y nada. Traté de desintalarlo nuevamente y aparecían ventanas de error. No se dejaba instalar aunque mi copia es original. El proceso se caía nuevamente. ¿Qué hacer, entonces? Mejor preguntar a los expertos antes de cometer una locura. Fui a Google e introduje la consulta “Norton: desinstalar”. Aparecieron muchas opciones, la más confiable era una página de la compañía Symantec, que vende el producto Norton Internet Security, titulada "Cómo desinstalar Norton Internet Security 2004 de Windows XP/2000 en forma manual”.

Allí recomiendan utilizar el programa Norton Removal Tool y permiten su descarga. Descargué ese programa, lo ejecuté y… problema solucionado. Pude instalar nuevamente mi copia de Norton Internet Security sin problemas. Mi ordenador ahora está funcionando muy bien, sin dificultades, y yo, naturalmente, me siento mejor.

En todo este proceso aprendí una lección muy importante: antes de tomar decisiones trascendentales, es necesario documentarse, buscar información al respecto, evaluar las ventajas y desventajas de la decisión, su costo el tiempo y dinero, y por supuesto, consultar a los que saben. Y tener la Internet a mano es la llave para llegar a los expertos.