Main | Junio 2007 »

Mayo 29, 2007

LA INTERNET Y LA EXPRESIÓN PERSONAL

  Por: Orlando Cárcamo Berrío

El tiempo y el espacio han sido por siempre unas de las barreras más fuertes que ha tenido el hombre para llegar adonde ha querido ir. Gracias al desarrollo de las TICs, tenemos la posibilidad superar en gran medida la dependencia espacial y temporal. Ciertamente la radio comercial y aficionada, la televisión y la prensa escrita acortaron las distancias entres los hombres durante el siglo pasado. No obstante son medios que técnicamente no pueden ser manejados por el ciudadano promedio, salvo la radio aficionada para la cual se necesita licencia del gobierno, conocimientos especializados y algo de dinero para invertir en equipos y antenas. Hace unos años pasé por la experiecia de radioaficionado y sé de sus ventajas y limitaciones.

 

 

El dominio de la pantalla

 

 

La Internet y todas las tecnologías asociadas, por el contrario, tienen la nunca antes imaginada posibilidad de llegar más lejos que los medios masivos de comunicación. Pero lo que hace a la Internet un recurso aún más sorprendente es que permite que cualquier ciudadano interesado, sin tener estudios especializados ni licencia del gobierno, pueda comunicarse libremente con el mundo entero.

 

 

Muchas personas se preocupan de que sus hijos pasen horas frente al ordenador y llegan a decir que están enviciados en el ordenador o computadora pero no se preguntan por qué. Aunque ellos (los padres) pasan horas al día frente al televisor, ven como una amenaza la atracción que los ordenadores ejercen sobre los jóvenes y los niños. Creo que lo que nos mantiene pendientes de un monitor es la posibilidad de manejar lo que sucede dentro de él; es decir, la posibilidad de ser autónomos, la capacidad de comunicarse interactivamente con la máquina y modificar sus comportamiento. Este protagonismo, esta emancipación de receptor de mensajes televisivos y radiales a emisor de mensajes en la pantalla de la computadora es, considero a grandes rasgos, lo que hace tan atractiva la pantalla de un ordenador.

 

 

La emancipación de la persona

 

 

Otra de las oportunidades que brinda la Red de redes, es la posibilidad de la expresión personal. En la postmodernidad, lo local y personal ha cobrado importancia. Los medios masivos, productos de la modernidad, solo permitían conocer a los grandes personajes de la historia y la farándula. La Internet como producto postmoderno, permite la expresión personal, la comunicación de los pequeños relatos tal vez sin importancia para el mundo, la comunicación del punto de vista personal a miles de kilómetro de distancia. Es así como se han desarrollado un interés mundial por las páginas personales. Los llamados “blogs”, diarios personales o bitácoras están de moda y hasta compiten con la hegemonía de las grandes cadenas de noticias ya que nos permiten acceder a información no censurada ni filtrada por los medios.

 

 

Como persona y como profesional, me he interesado en tener un sitio personal en la Internet principalmente por la posibilidad de expresión personal asincrónica y sin las barreras de espacio. Guardadas las proporciones, tener un sitio en la Red es como disfrutar del mítico don de la ubicuidad: donde quiera haya un ordenador conectado a la Internet, allí puedes llegar, allí puedes estar con tu palabra oral o escrita, con tu imagen fija o en movimiento.

 

 

Mi experiencia con la Internet

 

 

Mi trabajo como profesor, gracias a las TICs se ha visto increíblemente potenciado. Ya mis alumnos no necesitan exclusivamente estar frente a mí en un salón de clases para aprender. Si por alguna circunstancia no puede ir a la ciudadela universitaria, desde cualquier ciudad adonde vayan, pueden entrar a mi plataforma educativa con su nombre de usuario y su clave y acceder a su curso, desarrollar actividades y comunicarse conmigo bien sea sincrónicamente a través del Chat o asincrónicamente, a través del correo electrónico. Esto realmente es una gran ventaja para el aprendizaje y una forma de vivir sin las preocupaciones del tiempo y el espacio.

 

 

Como persona, la Internet nos permite darnos a conocer a los demás en aspectos importantes de nuestra vida que en la vida diaria tenemos pocas oportunidades de dar a conocer: puntos de vista políticos, aficiones, inclinaciones estéticas. En síntesis, no simplemente el formal perfil profesional tiene lugar en la Red sino todo aquello que a menudo no se comunica, lo que nos caracteriza como personas únicas, diferentes.

 

Mayo 26, 2007

REDIRECCIONAR EN VEZ DE ELIMINAR

Por: Orlando Cárcamo Berrío 

Después de mucho estudio y trabajo, logré  por fin diseñar y desarrollar mi nuevo sitio Web utilizando hojas de estilo (CSS). Una vez colgadas las páginas en el servidor, surgió entonces la preocupación por la indexación en los buscadores. Fui a Google, introduje la búsqueda “Orlando Cárcamo” y vi que mi viejo sitio estaba indexado con la vieja dirección y yo no quería que esa dirección apareciera. Quise eliminar esa indexación en Google pero  el procedimiento es algo complicado y no es inmediato.

En ese momento, recordé que muchas páginas de amigos tienen nexos a mi viejo sitio y sería desagradable que alguien diera clic y le apareciera la respuesta “Not found…” Entonces preferí redireccionar las visitas, desde las páginas del viejo sitio hacia la página index.html de mi nuevo sitio Web. De esa manera evito también que lean esas páginas que ya tienen un diseño y una información obsoleta.

El redireccionamiento es bastante sencillo, solo hay que colocar entre las etiquetas <head></head> la siguiente línea:

<meta HTTP-EQUIV="REFRESH" content="0; url=http://www.misitio.com">

En  lugar de la dirección http://www.misitio.com, debe usted colocar la  dirección del sitio suyo. El cero  que aparece antes de la URL equivale al tiempo en segundos que demorará el redireccionamiento. Si quiere que los visitantes a la vieja página lean un poco esa página antes del redireccionamiento, entonces en lugar del cero coloque cualquier número de segundos.

Cuando la página desde la cual se va a redireccionar tiene marcos, se suelen presentar problemas. Yo resolví esa situación reemplazando la página de marcos por otra vacía con el mismo nombre (en mi caso index.html). A esa página vacía le coloqué el texto “Estamos redireccionando esta página.” para que el visitante sepa lo que está sucediendo.

Gracias a esta sencilla línea de código, ahora cada vez que alguien en los motores de búsqueda le da clic a mis antiguas páginas  como http://www.orlandocarcamo.homestead.com/
y
http://www.orlandocarcamo.homestead.com/files/webprof/index1.htm  se abre brevemente esta dirección pero en un par de segundos se abre mi nuevo sitio http://www.orlandocarcamo.com


Mayo 23, 2007

COMO SUPERAR UNA CRISIS DE SEGURIDAD EN SU ORDENADOR

Por: Orlando Cárcamo Berrío 

Estaba tratando de instalar un pequeño programa en mi ordenador (utilizaré ordenador en lugar de PC o computador) y de repente mi Norton Internet Security reportó la presencia de dos archivos sospechosos. Creo que uno de ellos era un troyano. Me pedía que realizara una inspección completa del sistema para acabar con la amenaza. No le dí importancia y rechacé la opción.

Más tarde, con sorpresa, pude ver cómo el pobre Norton me decía que debía desinstalarse inmediatamente por daños sufridos. Creo que este daño no se hubiera producido si hubiera aceptado la revisión del sistema que anteriormente me había pedido el propio Norton. Acepté la desinstalación y después de reiniciar el ordenador, noté que aparecían ventanas reportando problemas con el registro. Definitivamente, ahora sí tenía problemas de verdad. Mi ordenador estaba indefenso contra los ataques (tales como ataquesde virus, espionaje remoto, robo de información, etc) y mi sistema operativo presentaba molestias al reiniciar. ¿Qué hacer?

Intenté reinstalar Norton Internet Security y el proceso se caía constantemente y sacaba ventanas de error. ¿Qué hacer ahora? La situación se tornaba verdaderamente desesperante. Tenía tantas cosas por hacer para mi trabajo docente y de estudio. En el desespero que estas crisis suelen producir, decidí reinstalar el sistema operativo. Introduje el cederrón de mi copia original de Windows XP pero no me permitía una reparación sino una instalación nueva con todo el riesgo que ello implicaba para mis archivos y programas instalados. Decidí, entonces, asegurar todos los archivos que tenía en las carpetas “Mis documentos”, “Mis imágenes”, “Favoritos”, “Mis archivos recibidos”. Mi decisión era radical. Borrar la partición C:/ y crearla nuevamente. Así eliminaría de raíz la amenaza de virus, el registro de Windows y archivos relacionados. Luego instalaría nuevamente Windows XP y los programas con los que hago mi trabajo diariamente.

En el proceso hacer una copia de seguridad de todos mis archivos, vino a mi mente la idea del punto de restauración. ¡Qué maravilla! ¡Cuánto tiempo ahorrado! Un punto de restauración es algo así como un espacio de configuración por fechas que incluye toda la información de configuración del sistema hasta ese día y hora. Si se nos daña la configuración hoy, por ejemplo, podemos elegir la fecha de ayer como punto de restauración. De esa manera el sistema se restablece y el ordenador funciona como funcionaba ayer; es decir, funciona bien. Lo único que se pierde son las modificaciones al sistema y los programas instalados después del punto de restauración elegido. Por eso es mejor asegurar los documentos elaborados después de la fecha del punto de restauración que se quiere elegir, aunque el sistema nos diga que no se borrarán.

Rápidamente fui a “Inicio”, “Accesorios”, “Herramientas del sistema”, “Punto de restauración”. Se abrió entonces una ventana en donde se me daban las opciones de “Restaurar mi equipo a un estado anterior” y “Crear punto de restauración”. Yo elegí la primera opción, apareció un calendario con algunas fechas resaltadas en donde aparecían puntos de restauración. Elegí una fecha anterior a la crisis de mi ordenador y… problema solucionado. Mi ordenador comenzó a funcionar sin problemas.

Lo único extraño es que Norton Internet Security siguió sin funcionar. Claro, yo había desinstalado el programa, como narré arriba. Traté de reinstalarlo y nada. Traté de desintalarlo nuevamente y aparecían ventanas de error. No se dejaba instalar aunque mi copia es original. El proceso se caía nuevamente. ¿Qué hacer, entonces? Mejor preguntar a los expertos antes de cometer una locura. Fui a Google e introduje la consulta “Norton: desinstalar”. Aparecieron muchas opciones, la más confiable era una página de la compañía Symantec, que vende el producto Norton Internet Security, titulada "Cómo desinstalar Norton Internet Security 2004 de Windows XP/2000 en forma manual”.

Allí recomiendan utilizar el programa Norton Removal Tool y permiten su descarga. Descargué ese programa, lo ejecuté y… problema solucionado. Pude instalar nuevamente mi copia de Norton Internet Security sin problemas. Mi ordenador ahora está funcionando muy bien, sin dificultades, y yo, naturalmente, me siento mejor.

En todo este proceso aprendí una lección muy importante: antes de tomar decisiones trascendentales, es necesario documentarse, buscar información al respecto, evaluar las ventajas y desventajas de la decisión, su costo el tiempo y dinero, y por supuesto, consultar a los que saben. Y tener la Internet a mano es la llave para llegar a los expertos.

Mayo 15, 2007

LOS NIÑOS Y LA DEMOCRACIA

Por: Orlando Cárcamo Berrío 

(Publicaco en el diario El Informador  el dia 06 de enero de 2008. Para leerlo en ese periódico, dé clic AQUÍ)

Cierto día fui a la escuela de mis niños, Jesús Orlando y Daniela, a llevarle unos afiches a Daniela para promocionar su candidatura a personera de la escuela. Una escuela privada que está al alcance la capacidad de pago de un padre profesor. En la entrada de la escuela pude ver cantidades de afiches multicolor al estilo de los afiches de candidatos a las corporaciones públicas. Los que yo le había diseñado a Daniela eran a blanco y negro, en hojas tamaño carta, con una foto graciosa de la niña y los datos necesarios. Lamenté no haber reemplazado mi dañada impresora Photosmart 1115 por otra a colores. La impresión Laser de los afiches que yo le llevaba, de verdad que era superada ampliamente por el tamaño y el colorido de los afiches de otros niños.

Estando en el patio del colegio, a la hora del recreo, vi que un grupo de niños perseguía a otro chico que corría con una bolsa grande. el niño repartía dulces a sus compañeros. Uno de los niños le dio a mi hija uno de los dulces recibidos. Con sorpresa noté que el caramelo traía una etiqueta pegada la cual invitaba a votar por el mismo niño que repartía los dulces.

Dialogando con las amiguitas que formaban el grupo de apoyo de Danielita, una de ellas me advirtió que mi niña iba a perder las elecciones porque no había repartido ningún dulce ni regalo. Fue un momento duro para mi puesto que a vuelo de pájaro pude ver unos trecientos niños que multiplicados por el valor de cada dulce o regalo daba como resultado una suma importante de dinero que yo estaba necesitando para otros gastos. Mi preocupación aumentó aún más cuando el pequeño Jesús Orlando, en ese entonces de cinco años, me dijo que el no quería votar por su hermanita sino por una niña que le había regalado un paquete de "chitos". Definitivamente, me dije a mi mismo, no puedo enseñar a mi hija a comprar el voto de los electores. No voy a hacer ninguna inversión en regalos, pensé. Luego, se me acercó un hombre que había sido mi alumno en la universidad y me dijo que su hijo también estaba aspirando. Lo llamó y me lo presentó. Era el mismo niño que corría repartiendo dulces hacía pocos minutos.

A los días, en una reunión de padres de familia, expuse el problema a otros padres y madres y me enteré de que no solamente reparten dulces los niños aspirantes. Sus padres suelen organizar fiestas, paseos, integraciones y toda suerte de reuniones sociales para promocionar la candidatura de sus hijos. Esta es la situación no solamente de la escuela de Jesús Orlando y Daniela sino de otras escuelas más.

Esta situación me preocupa sobremanera ya que con esas actitudes y practicas, los niños se preparan desde muy temprano a comprar el voto a los electores mediante dádivas. Esta práctica enseña desde muy temprano a los niños electores a vender el voto. Igualmente les inculca que para votar hay que obtener algún tipo de prebenda.

Se puede apreciar entonces que la escuela, antes de ser una institución que promocione el cambio en las malas costumbres sociales y políticas, se constituye en un reproductor o promocionador de los antivalores que caracterizan nuestro sistema político

La sociedad tiene que reaccionar ante estos vicios que se están dando en las escuelas ya que tienden a reproducir el sistema de corrupción política del estado. Debemos reaccionar con fuerza ya que la escuela está llamada a formar a los alumnos en los valores democráticos y a superar, a través de sus procesos, las tendencias negativas de la sociedad actual.